-->

13 dic. 2010

Solomillos de cerdo con salsa de miel y mostaza

2 comentarios

Os proponemos una manera de comer carne bien tiernecita y con buena compañía: unos solomillitos de cerdo a la miel y mostaza..... mmmmmmm.... facilísimos de hacer y rapidísimos de comer. Aquí dejamos las instrucciones para este plato informal y que os resuelve cualquier situación en la que tengáis que quedar (y comer) bien. Con su paso a paso, sus ingredientes y el vídeotutorial con el que no os perderéis nada... más pistas imposible ;))



Ingredientes para 4 comensales
con hambrecilla:
Dos solomillo de cerdo cortado en filetes transversales
Un poco de harina (un puñadito)
3 ó 4 cebolletas
3 cucharadas de mostaza
2 cucharadas de miel
1 vaso de agua
Aceite
Sal, pimienta




Elaboración:
Salpimentar los filetes de cerdo por ambas caras y pasarlos por harina (la justita). Después calentamos en una sartén un poco de aceite e incorporamos los filetes. Los dejamos bien doraditos por ambas caras para sellar bien la carne y que no se nos escapen los ricos jugos. Los reservamos en un plato con papel de cocina, perfecto para absorber el exceso de aceite.
Ahora vamos a por la salsa, fundamental: cortamos en juliana fina las cebolletas y las pochamos a fuego suave en la misma sartén en la que hicimos los filetes. Cuando este bien doradita agregamos la miel y la mostaza, removiendo bien.
Colocamos encima de las cebolletas los filetes y los cubrimos con un vaso de
agua. Lo dejamos a fuego suave unos 10 minutos, hasta que la salsa quede bien espesita. Espolvoreamos por encima un poquito de perejil, en homenaje al maestro Arguiñano, y listo.
Lo acompañamos de una patatitas panaderas y un poquito de lechugas varias.

2 dic. 2010

Timbal de Escalivada con Ventresca

7 comentarios
Una sabrosa manera de comer verduras, incluso para quienes siempre les da pereza tanto cocinarlas como comérselas. Y es que asadas al horno están buenísimas y además su preparación no tiene apenas complicaciones. Incluso se puede elaborar de un día para otro. Nosotras lo hemos preparado en forma de timbal, que queda muy bonito y que no significa otra cosa que meter las verduras por capas dentro de uno de esos moldes de pastelería redondos y formar una torre que se sostiene sola. Como base lleva unas patatas fritas en láminas finas y como guinda, un par de anchoas. Este plato queda además perfecto si como acompañamiento añadimos un poco de pan tostado en el horno con un pelín de sal gorda, orégano y aceite de oliva. Mmmmmm.....

Los ingredientes que se necesitan para este plato son las verduras que os gusten, en este caso hemos asado en el horno:
- 1 cebolla grande
- 1 calabacín grande
- 2 berenjenas grandes
- 2 pimientos rojos de los gordos
- 2 pimientos verdes, si no los teneis grandes, de esos que llaman italianos (entonces asais 5 ó 6)

Las verduras se lavan, se envuelven en papel de plata –con la parte brillante hacia dentro, para que no os queméis al abrirlos– y se introducen en el horno precalentado a 180º más o menos una horilla, en función del tamaño de las verduras.



Mientras, preparais las patatas fritas, que le van a dar un punto crujiente al timbal. Lo mejor es cortarlas finas y meterlas en el aceite caliente poco a poco, por tandas, para que les podais ir dando la vuelta una a una. Mejor en una sartén honda, para que las patatas se hagan bien por los dos lados. El aceite sobrante no lo tiréis, que se puede reutilizar para freír carne o pescado.

Una vez asadas las verduras, desenvolvéis los paquetitos de papel de aluminio y dejais enfriar. Después, las berenjenas, cebollas y calabacines se cortan en rodajas, mientras que los pimientos se pelan, se eliminan las pepitas y se cortan en tiras. Si vais a preparar el plato de un día para otro, lo mejor es dejar las verduras macerar en una mezcla de aceite de oliva, un pelín de sal y otro poquito de azúcar. Al día siguiente estarán incluso más ricas.

Ahora es el momento de preparar el timbal: se pone como base del plato, dentro del molde, una capa de patatas fritas, unas láminas de ventresca de bonito de lata y la verdura que querais. Añadís otra capa de verduras, más ventresca y más patatas, pero en realidad el orden y la cantidad la decidís a vuestro gusto. Se acompaña con unas anchoítas, un poco de pan tostado o incluso una rodaja de queso de cabra, que podeis gratinar en el horno un par de minutos, en el plato, para darle el toque gourmet. Una delicia.

Related Posts with Thumbnails