-->

25 nov. 2010

Pastel Invertido de Ciruelas y Arándanos (CWK)

4 comentarios

Hoy tenemos un pastel puesto del revés, que además también proponemos a los blogueros de Whole Kitchen. Esta tarta se basa en una recetilla popular americana (como el ya famosísimo American Pie) que se solía hacer con la piña en conserva que todas las amas de casa ahorradoras y pudientes de la época guardaban en las despensas. Eso sí, hay que remontarse a los años 20. Llegó a hacerse tan importante esta tarta de piña que cuando la compañía envasadora de piñas organizó un concurso de recetas, recibió más de 2.500 y casi todas ellas diferentes. Finalmente, los años pasaron pero la tarta invertida seguía ahí, eso sí, versionándose con distintas frutas y variaciones de masas.
Así que hoy hemos decidido meterle mano a este rico pastel coronándolo con ciruelas y arándanos, sólo apto para los más golosos. Nos hemos basado en una profesional, Emily Luchetti, en la receta que aparece en su dulcísimo libro "Classic Stars Desserts".



Después de este prolegómeno, entramos de lleno en los detalles de la receta y con el paso a paso. Empecemos por los ingredientes:

Para preparar las ciruelas:
57 gr de mantequilla sin sal
200 gr de azúcar moreno
8 ó 9 ciruelas, dependiendo de su tamaño.
Arándanos frescos o deshidratados

Para el bizcocho:
145 gr de harina de repostería
2 cucharaditas de levadura
1 cucharadita de canela molida
1 pizca de sal
125 ml de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
57 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 gr de azúcar blanco
2 huevos

Preparación:
Hidratamos los arándanos con un poco de agua tibia con una cucharada de miel. Los dejamos en remojo y reservados (si los tenéis frescos, este paso no es necesario).
Preparamos un molde de tartas, nosotras lo hemos utilizado redondo desmontable, pero eso ya según vuestros gustos. Lo untamos bien de mantequilla y espolvoreamos un poco de harina por encima. Cortamos un papel de horno con forma redonda, lo colocamos en el fondo de nuestro molde y lo volvemos a untar con mantequilla y vuelta a espolvorear con harina.
Pelamos las ciruelas, las deshuesamos y las cortamos en láminas.
En una sartén o cacerola derretimos la mantequilla, incorporamos el azúcar moreno y removemos hasta que se disuelva. Retiramos del fuego y removemos bien un poco más.
Vertemos el jarabe en el fondo de nuestro molde y colocamos encima las rodajas de ciruelas y sobre ellas, los arándanos.
Precalentamos el horno a 180 º para empezar con el bizcocho.

Elaboración del Bizcocho:
Primero tamizamos la harina en un bol junto con la levadura, la sal y la canela.
En un tazón pequeño mezclamos la leche con la vainilla y reservamos.
En otro bol ponemos la mantequilla junto con el azúcar y batimos con la batidora hasta que esté bien mezclado, aproximadamente 1 minuto.
Incorporamos los ingredientes secos en 3 tandas y los líquidos en dos tandas. De tal manera que empecemos y terminemos con los secos. Después de cada tanda batimos bien con la batidora para mezclarlos totalmente. Por ultimo agregamos los huevos uno a uno batiendo después.
Vertemos la masa obtenida encima de las ciruelas en nuestro molde y lo introducimos la horno unos 45 minutos, hasta que lo pinchemos con un palillo y salga seco. Sacamos del horno y dejamos enfriar unos 15 minutos. Desmoldamos.
Se puede servir el pastel a temperatura ambiente o todavía caliente.



22 nov. 2010

Pimientos Rellenos de Arroz con Carne y Setas

0 comentarios
¡Qué ricos! estos pimientos están diciendo ¡cómeme! Por su tamaño y textura son perfectos para rellenarlos sin que pierdan su forma. Además, tienen un puntito dulce que combina genial con lo que llevan en su interior. Aunque admiten mil y un sabores, esta vez hemos aprovechado las sobras de un poco de arroz blanco y algo de carne picada que quedaba en la nevera de hacer unas hamburguesas. También hemos incorporado unas setas –un bote en conserva de las que vienen surtidas– y como guinda final, unas pasas. Todo un señor relleno que ha hecho las delicias de nuestros comensales, además de que el plato queda, como veis, muy vistoso. Vamos allá con el paso a paso.

Cortamos la punta a los pimientos y los lavamos bien por dentro y por fuera. Los reservamos puestos hacia abajo para que suelten toda el agua mientras vamos preparando el relleno. Ponemos en una sartén amplia un poco de aceite de oliva y media cebolla bien troceada para que se vaya dorando. Añadimos un par de dientes de ajo cortados bien pequeñitos y cuando las verduras estén hechas incorporamos la carne picada y damos unas vueltas con la cuchara. Cuando la carne esté casi hecha añadimos las setas escurridas y las pasas.
Lo dejamos a fuego medio e incorporamos tomate triturado (que también puede ser de lata, aunque si es natural, mejor que mejor). Lo dejamos unos 5 minutitos e incorporamos el arroz blanco para que todos los ingredientes se mezclen bien. Añadimos sal y un poco de azúcar –para la acidez del tomate–, una hojita de laurel y esperamos otros 5 minutos. Ahora es el momento de añadir un pequeño truco que le va genial a la salsa de tomate porque le aporta una textura cremosa: un chorrito de leche. En cuanto adquiera la textura que os guste ya podeis empezar a rellenar los pimientos.



Precalentar el horno a 180º mientras rellenamos nuestros pimientos con ayuda de una cuchara. Los ponemos en una fuente con un poquito de aceite de oliva y al horno. Unos 15 minutos, según os guste el punto del pimiento.

¡Riquísimos!

17 nov. 2010

Ñoquis de patata con Salsa Scarparo (CWK)

0 comentarios
Esta es la primera receta que hacemos del círculo de Whole Kitchen, recién descubierto en el blog de Trotamundos, y que nos ha parecido muy interesante ya que propone a todos los blogueros y los que no lo son hacer una receta dulce y otra salada cada mes.
Este mes la receta salada son unos ñoquis de patatas. Nosotras los hemos acompañado de la salsa scarparo, que es una delicatessen italiana que se sirve con las pastas. La receta original lleva como unos 6 dientes de ajo, pero nosotras lo hicimos con esa cantidad y nos pareció bastante fuerte, y eso que nos encanta el ajo. Así que si no sois adictos al ajo, con dos dientes será más que suficiente.
Lo suyo es hacer primero la salsa, mientras se cuecen las patatas, para así cuando los ñoquis estén listos ir agregándolos a la salsa directamente y poder comer todo recién hecho.

Salsa Scarparo
Ingredientes :
6 dientes de ajo
3 cucharaditas de albahaca picada
2 cucharadas de mantequilla
3 cucharadas de queso provolone rallado
1 cebolleta rallada o finamente picada
1 hoja de laurel
1 chorrito de vino blanco
500 gr de tomate entero en lata o triturado
Sal y pimienta

Elaboración:
Picamos los ajitos en un mortero, o en una maquina picadora, luego agregamos la albahaca, la mantequilla y el queso provolone y seguimos machando hasta formar una masa. Reservamos.
En una sartén con un poco de aceite, pochamos la cebollita. Una vez que este doradita incorporamos una hoja de laurel, el chorrito de vino blanco y el tomate triturado. Lo dejamos a fuego bajo cocer unos 20 minutos.
Transcurrido ese tiempo salpimentamos, ponemos también un poco de azúcar por el amargor del tomate e incorporamos la masa reservada previamente. Lo dejamos al fuego otros 3 o 4 minutos y listo.

Ñoquis de Patata
Ingredientes :
1 kg de patatas ( harinosas)
300 gr de harina de trigo
1 huevo
Sal y nuez moscada

Elaboración:
Pelamos y cortamos las patatas en trozo similares y las cocemos hasta que estén blanditas, mas o menos unos 25 minutos.
Las colamos y las dejamos enfriar un poco. Hacemos un puré con las patatas y lo dejamos enfriar completamente. Si cuando echamos la harían todavía están calientes van a absorber mas y no va a servir la medida de 300 gramos.
Una vez frío el puré hacemos un agujero en el centro e incorporamos un huevo y amasamos la mezcla. Agregamos la sal y la nuez moscada. Y a continuación vamos incorporando poco a poco la harina hasta formar una masa homogénea y elástica.
La dividimos con el cuchillo en partes. Vamos cogiendo cada una de esas partes y le damos forma de canutillo. Luego con el cuchillo lo vamos cortando en trozos de unos 2 centímetros. Por ultimo le vamos dando forma con el tenedor.
Cuando vayamos teniendo unos cuantos ñoquis listos lo vamos a ir cociendo en agua hirviendo salada. Sabremos que están listos cuando suban a la superficie. Una vez cocidos los vamos incorporando a la salsa.


Para conservar los ñoquis hay dos maneras. Una es en el frigorífico unos 2 o 3 días, si después de cocerlos los pasamos por agua fría. Y otra en el congelador unas 7 semanas, antes de cocerlos. Los disponemos en una superficie separados y los congelamos como una hora. Cuando ya estén congelados los podemos colocar todos juntos en una bolsa de congelar. A la hora de prepararlos es igual que si fuesen recién hechos. Los hervimos directamente sin descongelar.







Related Posts with Thumbnails